MUEBLES DE COCINA, BAÑO Y SALÓN ECOLÓGICOS Y SOSTENIBLES

scavolini greein mindSCAVOLINI GREEN MIND

«La importancia de pensar en nuestro presente para mejorar nuestro futuro es tener una mente verde»

PROYECTO SCAVOLINI PARA LA PROTECCIÓN DEL MEDIAMBIENTE

Cuando elegimos nuestros muebles, uno de los elementos que pueden marcar la diferencia es si la empresa a la que decidimos confiar se preocupa por el medio ambiente. En nuestro caso, la respuesta es que sí, por eso dia a dia trabajamos en mejorar nuestro sistema productivo buscando siempre las alternativas más ecológicas.

La reducción de los residuos producidos es uno de nuestros objetivos.
Precisamente por este motivo llevamos a cabo una cuidadosa recolección interna separada, separando más de 30 tipos diferentes de desechos para su posterior reciclado.

La atención al medio ambiente y a nuestro planeta puede reflejarse en varios comportamientos ecológicos, como el uso responsable de los recursos, el uso de energía renovable y el reciclaje de materiales de desecho.
En nuestro caso, las combinaciones de estas actividades orientadas a un total compromiso con el ecologismo se traducen en un gran proyecto: Scavolini Green Mind e involucra energía, desperdicio, aire y agua.

Il+progetto+Greenmind

LA MENTE VERDE DE SCAVOLINI: ECOLOGÍA Y SOSTENIBILIDAD MEDIAMBIENTAL

scavolini green mind logoEnergía
Durante varios años solo hemos utilizado energía derivada de fuentes renovables.
Para lograr esto, instalamos en el techo de nuestras fábricas, un sistema fotovoltaico de última generación.
El agua caliente también proviene de nuestros paneles solares.

Residuos
Reducir la cantidad de materiales de desecho producidos también es uno de nuestros objetivos.
Es precisamente por esta razón que hemos forzado internamente una clasificación cuidadosa de los materiales reciclables, separando más de 30 tipos diferentes de desechos, lo que nos permite enviar el 90% de ellos para su reciclaje.
Los tipos de residuos recuperados en mayores cantidades son papel, cartón, madera, vidrio, metales y plásticos.
Cada material se reutiliza en nuevos procesos de producción o se utiliza para obtener energía.

Agua
El agua es una utilidad común y todos debemos prestar atención para consumirla y no desperdiciarla.
Para proteger este valioso recurso, así como para tomar todas las medidas necesarias para evitar el desperdicio, nuestras reservas para la prevención de incendios están integradas con cuencas de agua de lluvia.
De esta manera, podemos implementar el «reciclaje natural», en lugar de causar una carga sobre los recursos de agua potable de la traida general.

Aire
La calidad del aire también es una de nuestras prioridades.
Para verificar el cumplimiento de los límites legales y reducir las emisiones contaminantes, llevamos a cabo controles cuidadosos de los niveles de emisión producidos.
Esto es posible porque tenemos el mejor filtrado y reducción de contaminantes emitidos a la atmósfera, lo que permite la reducción continua de la contaminación.

sello calidad scavolini

SISTEMA DE GESTIÓN MEDIAMBIENTAL

Norma UNI EN ISO 14001

Con el mismo criterio adoptado en su momento para el sistema de calidad, a principios de 2000 la empresa emprendió el proceso que le permitiría implementar un sistema de Gestión Medioambiental basado en la norma UNI EN ISO 14001: otra demostración de que Scavolini sigue creyendo en la necesidad de tutelar el medio ambiente, haciendo propio el principio de “perfeccionamiento continuo” también cuando se trata del respeto por el medio ambiente.

El “Sistema de Gestión Medioambiental” se basa en la norma internacional UNI EN ISO 14001, actualizada en 2004.

El Sistema de Gestión Medioambiental constituye la estructura para gestionar todas las actividades que comportan un impacto en el medio ambiente.

Cumpliendo con los principios de la norma UNI EN ISO 14001, Scavolini no sólo garantiza el respeto por las leyes medioambientales vigentes, sino también la búsqueda del perfeccionamiento continuo en el ámbito medioambiental, especialmente en la gestión de:

• recursos energéticos
• recursos naturales
• residuos
• emisiones atmosféricas

Scavolini desea ofrecer a sus clientes la máxima satisfacción, lo cual implica asumir un compromiso concreto también en el respeto por la naturaleza.

El sistema medioambiental también ha sido certificado por SGS, un organismo independiente, líder mundial en verificación, inspección y certificación.

Es así que la combinación sinérgica de ambos sistemas, Calidad y Medio Ambiente, genera ese proceso de “perfeccionamiento continuo” que es el objetivo principal requerido por la normativa internacional y por la Política Empresarial Scavolini.

Tantos “pequeños gestos” que, en conjunto, contribuyen a mejorar el medio ambiente.

MUEBLES ECOLÓGICOS Y SOSTENIBLES

RESPETO Y PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

TUTELA MEDIAMBIENTAL

Trabajar con el diseño significa imaginar nuevos modos de hacer los espacios más bellos y disfrutables. Scavolini lo sabe muy bien y afronta con la misma actitud una idea de «espacio» que llega a abarcar la gran casa que todos compartimos: el planeta Tierra. Mediante el uso responsable de los recursos, el uso de energías renovables, la recuperación de los materiales de desecho. Todas estas medidas tienen un común denominador: Scavolini Green Mind.

Desde siempre, para Scavolini la tutela del medio ambiente es una prioridad. Ayer con acciones más simples, hoy con otras cada vez más importantes e incisivas como, por ejemplo, la producción de energía limpia mediante un equipo fotovoltaico que provee el 90% de nuestra demanda energética y, cuando ésta no llega a ser suficiente, el uso de energía certificada de fuentes renovables. Además, para las estructuras de las cocinas y para muchos otros elementos, Scavolini emplea exclusivamente el Panel Ecológico F****, fabricado con materias primas posconsumo y con las emisiones más bajas de formaldehído certificadas por la Cosmob Qualitas Praemium: Indoor Hi-Quality, certificación que atestigua las bajas emisiones de VOC (entre las que se encuentra el formadehído) a través de controles periódicos y continuados tanto sobre el producto como sobre el proceso productivo.

placas solares fabrica scavolini

Energía

El consumo de recursos energéticos (en particular, de energía eléctrica) es muy importante para una empresa de grandes dimensiones como Scavolini.
La empresa utiliza desde hace varios años exclusivamente energía procedente de fuentes renovables en sus actividades.
Para ello, ha instalado sobre la cobertura de sus establecimientos una gran planta fotovoltaica de última generación. Este proyecto, inaugurado en octubre de 2011, se denomina Sunload. Cuando no es posible utilizar la energía solar autoproducida, Scavolini opta por utilizar para todas sus actividades energía verde producida de fuentes renovables (certificado COFER).
Además, la empresa tiene siempre bajo un estricto control el consumo de energía eléctrica, y utiliza tecnologías y mecanismos aptos para evitar derroches inútiles.
Asimismo, ateniéndose a lo contemplado por el decreto legislativo 102/2014, ejecuta y comunica periódicamente a Enea un diagnóstico energético en base al cual define los objetivos de mejora en el ámbito energético.

Aire

La calidad del aire que respiramos es una de las prioridades con respecto al medio ambiente.
Nuestra empresa realiza controles periódicos cuidadosos de las emisiones producidas, a fin de verificar el cumplimiento de los límites legales y reducir progresivamente las emisiones contaminantes. Para este propósito, Scavolini está equipado con los mejores sistemas de filtración y reducción de sustancias contaminantes emitidas a la atmósfera, lo que permite reducir constantemente la contaminación.
En lo que respecta, por su parte, al aire que se respira en la casa, Scavolini certifica las bajísimas emisiones de sus productos en términos de contenido de formaldehído y otras sustancias volátiles (VOC).

Desechos

Uno de los objetivos de Scavolini es el de reducir la cantidad de residuos destinados a vertedero. A tal efecto, la empresa realiza en sus establecimientos una cuidadosa recogida selectiva, separando más de 30 tipos diferentes de residuos.
Gracias a dicha actividad, Scavolini destina a la recuperación el 90% del total de desechos producidos en sus actividades de producción.
Recuperar desechos significa valorizar los materiales correspondientes a fin de reutilizarlos en otros procesos productivos o aprovecharlos para obtener energía.
Entre los desechos obtenidos durante el proceso de producción, los que más se recuperan son: papel, cartón, madera, cristal, metales y plástico.
Por ejemplo, el papel y el cartón se utilizan para producir nuevos embalajes o papel reciclado; la madera se utiliza como material para la producción de tableros, el plástico para la producción de nuevas piezas.

Agua

La empresa presta atención al consumo de los recursos hídricos (cuyo uso es muy limitado), mediante un control constante y la adopción de todas las medidas necesarias para evitar los derroches.
Además, las reservas destinadas a la prevención de incendios se abastecen con cuencas de agua pluvial.
De esta manera, la empresa pone en acto un “reciclo natural” que impide el cosumo de agua potable de la traida general.

Papel

La empresa está atenta al consumo de papel de impresión, para ello ha implementado una serie de acciones destinadas a la reducción general, seleccionando papel y proveedores de impresión de gran valor ecológico.
Recientemente, Scavolini ha puesto en marcha un importante “proyecto de digitalización” que garantiza un gran ahorro de papel con el objetivo de reducir su uso en los procedimientos internos.
El proyecto consiste en transferir la mayoría de las comunicaciones internas y externas, con la red de venta y los proveedores, de la tradicional manera impresa a los sistemas de comunicación digitales (por ejemplo a través de los portales intranet y extranet).
Además, con la decisión de imprimir las Fichas de Producto, los Manuales de uso y mantenimiento, y los Manuales de Montaje en la misma empresa se ha logrado reducir aproximadamente un 50% el consumo de papel. En efecto, este procedimiento permite imprimir toda esta documentación exclusivamente en el idioma del país destinatario del producto.
Para su documentación interna Scavolini utiliza sólo papel reciclado o procedente de bosques administrados de manera sostenible, contribuyendo así a la reducción del impacto medioambiental relacionado a la producción de papel y a su eliminación después del uso.
La producción de papel reciclado permite también un ahorro energético de 3.600 Kcal/Kg respecto del papel producido con materia prima (fuente Legambiente).
Impresión con impacto cero

Climate Neutral Printing

Scavolini es la primera empresa italiana que se ha sumado a la iniciativa «Climate Neutral Printing» destinada a calcular, reducir y compensar las emisiones de CO2 que genera el centro de impresión de la empresa.
Gracias a un instrumento de “carbon balancing” —desarrollado por ClimatePartner según los requisitos de la norma internacional ISO 16759 que cuenta con homologación SGS— la empresa ha podido calcular las emisiones de anhídrido carbónico que se generan para reducirlas mediante la optimización de los dispositivos, además de compensar las emisiones de CO2 mediante la participación en un proyecto medioambiental. Concretamente, gracias a la impresión “climáticamente neutra”, Scavolini contribuye a la compensación de más de 181.600 kg de anhídrido carbónico mediante certificados de reducción procedentes de un proyecto de construcción de la central hidroeléctrica de Hamzali, en Turquía.
El método de cálculo y análisis utilizado por Canon en el que se tiene en cuenta la electricidad, el tóner y el consumo de papel, respeta todas las especificaciones de compensación de dióxido de carbono previstas en la norma ISO 16759:2013, con arreglo a las normativas PAS 2050 e ISO TS 14067, que contienen los requisitos específicos para la impresión.

scavolini green fabrica

ENERGÍA LIMPIA – PROYECTO SUNLOAD

Sunload, el proyecto inaugurado por Scavolini en octubre de 2011, forma parte integral del empeño cada vez mayor de la empresa por proteger y respetar el medio ambiente. El proyecto consistio en la cobertura de la mayor parte del área productiva de Scavolini con paneles fotovoltaicos que producen energía verde.
Gracias al uso de esta planta, tenemos una producción de energía anual de casi 3.500.000 kWh que permiten a la empresa obtener prácticamente la autonomía energética plena (casi el 80 % del consumo actual).

placas solares fabrica scavolini
Dicho proyecto tan importante incluye también el retiro y el saneamiento de casi 40.000 m2 de eternit. La planta está formada por más de 30.000 m2 de paneles de tipo mixto («amorfo de película fina» y polisilicio) y tiene una potencia instalada de casi 3.400 kWp.
Gracias a esta planta se garantiza todos los años la reducción de casi 2.000.000 kg de CO2, equivalentes a 250.000 árboles y un ahorro de gasóleo de casi 800.000 litros.

Ecologia y mediaambiente scavolini

 

Energía producida desde el 1° enero 2011
46.157.645,7 kWh
Árboles equivalentes
3.186.261
Emisiones CO2 evitadas
24.509.709,93 Kg
Litros de petróleo evitados
10.059.730,7

 

La conclusión de este proyecto representa una etapa muy significativa del camino de la empresa hacia una mayor atención por la sostenibilidad del medio ambiente.

Scavolini-ecologia

PRODUCTOS Y COMPATIBILIDAD

Impacto medioambiental y ciclo de vida del producto

De acuerdo con las demandas del mercado y el desarrollo tecnológico, la empresa Scavolini se propone introducir en el mercado productos y materiales lo más compatibles posible con el medio ambiente.
En ese sentido el diseño cumple un rol fundamental, dado que es el primer instrumento que nos permite tener bajo control y limitar el impacto medioambiental relacionado al producto.

Es por esto que la empresa invierte constantemente en ese campo y en sus proveedores, a fin de ampliar siempre sus conocimientos en materia de sostenibilidad ambiental.
Dichos conocimientos han dado vida al procedimiento empresarial de Ecodesign, que brinda a los diseñadores las directrices para desarrollar un producto cada vez más “ecosostenible”. Asimismo, la empresa ha participado a un importante proyecto europeo del Programa “Life Ambient” (denominado LAIPP). El principal objetivo de este proyecto ha sido el estudio de Políticas Integradas de Producto (IPP) en el sector de las cocinas, concentrándose especialmente en el estudio de la LCA (evaluación del ciclo de vida) del producto.
El proyecto forma parte de la estrategia emprendida por los gobiernos europeos para promover el desarrollo de productos ecocompatibles mediante un proceso de innovación constante que evalúe el impacto medioambiental del producto en las diferentes fases de su ciclo de vida. Uno de los objetivos más innovadores del proyecto consiste en la experimentación e implementación de un Sistema de Gestión Medioambiental orientado al producto que se denomina POEMS (Product-Oriented Environmental Management Systems), concebido para favorecer la integración de las políticas de desarrollo del producto con la gestión medioambiental del mismo, es decir una ISO 14000 orientada no tanto a la empresa como a cada producto específico. El estudio constante de Scavolini por lo que concierne a la Evaluación del Ciclo de vida del Producto (LCA) constituye la base de todo perfeccionamiento destinado a la realización de productos ecocompatibles. A tal efecto, por ejemplo, es miembro de la Red Italiana LCA , promovida y coordinada por ENEA, con el objetivo de favorecer el intercambio de información, metodologías y buenas prácticas acerca del avance y las perspectivas de los estudios de LCA.

Duración y fin de vida del producto

Los productos Scavolini están concebidos para una larga duración. Esta cualidad no es una ventaja sólo para quien los compra, sino también, por supuesto, para el impacto en el medio ambiente.
Este factor es de por sí uno de los más importantes, dado que un producto duradero comporta ciertamente un menor impacto medioambiental. Además, para permitir la plena funcionalidad de los productos a lo largo del tiempo, Scavolini pone a disposición durante períodos suficientemente prolongados piezas de repuesto en los acabados originales o de todas formas posibles de combinar con los mismos.
Al término del uso de los productos, Scavolini recomienda en su Manual de uso y mantenimiento la posibilidad de reutilizarlos, por ejemplo, en casas secundarias, garages, institutos de caridad o proponiéndolos en mercadillos de segunda mano. En cambio, si tuvieran que eliminarse, se recomienda seleccionar posiblemente los componentes que puedan reciclarse (madera, cristal, aluminio, aparatos eléctricos y electrónicos, etc.) a fin de facilitar la recogida selectiva.
Casi todos los materiales empleados por Scavolini son reciclables para la producción de nuevos materiales o de energía.
Con unas simples operaciones de selección, es posible reciclar entre el 75% y el 95% de los materiales empleados, según su composición y el modelo de producto. Los beneficios ecológicos que derivan del proceso de reciclado de productos y materiales no han de considerarse exclusivamente en términos de reducción y valorización de la cantidad de desechos, sino también en cuanto al impacto medioambiental que el mismo comporta, como por ejemplo en materia de ahorro energético y de menor producción de CO2. En efecto, para producir 1 Kg de aluminio reciclado se requiere aproximadamente 1 kWHde energía, comparado con los 13-14 kWh necesarios para la producción de aluminio “virgen”; el reciclado comporta entonces un ahorro del 95% de energía.

Label-calidad_scavoliniEmbalajes

Scavolini ha elegido varias maneras de reducir al máximo el impacto de los embalajes en el medio ambiente, como por ejemplo:
– Uso exclusivo de cartón reciclado (producido en otro ciclo de tratamiento sucesivo del papel o cartón) y reciclable (utilizable para producir otra vez cartón).
– Reducción del material empleado sin comprometer la seguridad absoluta del producto. Por ejemplo, para llenar eventuales espacios vacíos, utilizamos bolsas de aire ecológicas en lugar de poliestireno.

Barnices

La empresa ya ha comenzado a uttilizar productos y tecnologías que reducen el impacto medioambiental relacionado al barnizado de los productos. En colaboración con otros proveedores, Scavolini estudia constantemente las mejores soluciones tecnológicas a fin de eliminar cualquier sustancia peligrosa. En particular, se han reducido al máximo los así llamados COV (Componentes Orgánicos Volaties), monitorizados constantemente mediante pruebas de laboratorio conformes con los estrictos estándares de la normativa internacional LEED (GBC). La ejecución de estas pruebas permite controlar constantemente los límites y evaluar los márgenes de reducción a fin de adoptar aquellos procesos que garantizan las mejores prestaciones. La gama Scavolini cuenta con varios modelos que, sirviéndose de nuevas técnicas de producción, presentan poquísima cantidad de barniz.

Paneles ecológicos

Para las estructuras de todas sus cocinas y de muchos otros elementos, Scavolini utiliza paneles ecológicos Idroleb.
Estos paneles emplean exclusivamente madera reciclada, reduciendo así la tala de árboles. Este material, además de su óptimo rendimiento en términos de duración y estabilidad, contribuye enormemente a la protección del medio ambiente. La madera abandonada en un vertedero o quemada emite a la atmósfera gases que provocan el efecto invernadero, mientras que la madera reciclada los mantiene en el interior, limitando así el impacto sobre la atmósfera. A modo de ejemplo, una tonelada de madera reciclada evita la emisión a la atmósfera de gas de efecto invernadero de 1,03 toneladas de CO2 equivalentes (tonelada de CO2 equivalente = unidad de medida que permite pesar juntas las emisiones de diversos gases de efecto invernadero que tienen diferentes efectos sobre el clima). Piénsese que Scavolini utiliza todos los años más de 10.000 toneladas de paneles de madera reciclada.

Cosmob-Formaldeidedos_scavolini_calidadCosmob Qualitas Praemium: Indoor Hi-Quality

Scavolini, siempre atenta a la salud del consumidor, ha reforzado este empeño con la obtención para sus cocinas de la certificación «COSMOB Qualitas Praemium: Indoor Hi-Quality”, que permite tener bajo control las emisiones a través de controles periódicos y continuados sobre el producto y sobre el proceso productivo. Esta certificación se define con la COSMOB, la etiqueta que certifica la calidad y los beneficios del producto en términos de bajas emisiones VOC.

Formaldehído

Para la estructura de sus productos y muchos otros elementos, Scavolini utiliza paneles con las emisiones más bajas de formaldehído, sustancia empleada para la producción de muchos adhesivos y resinas, utilizados a su vez en la fabricación de paneles de madera. Los paneles elaborados de esta manera pueden dispersar en el ambiente moléculas de formaldehído en forma gaseosa que, en grandes concentraciones, pueden ser perjudiciales para el ser humano.

Madera

Además de lo mencionado anteriormente para los tableros a base de madera, Scavolini pone suma atención en el uso de las maderas macizas a fin de evitar el uso de especies en riesgo de extinción y adoptar materias primas procedentes de bosques controlados. En particular, Scavolini respeta las disposiciones de la “Convención de Washington” y del Reglamento CE 338/1997, que regula el comercio con el fin de garantizar la protección y conservación de especies a riesgo en la flora y la fauna silvestre.

Electrodomésticos

En virtud de las normativas europeas específicas, los electrodomésticos de las cocinas Scavolini no contienen sustancias peligrosas como plomo, mercurio, cromo hexavalente, cadmio, PBB (bifenilos polibromadosi) y PBDE (difeniléteres polibromados), sumamente nocivos para el hombre y el medio ambiente. En su gama de electrodomésticos, Scavolini promueve los de alta eficiencia energética, o sea los de clase A+, A++ y A+++, que reducen en general los consumos entre un 20% y un 30% respecto de los modelos de clases inferiores.
Las clases energéticas, también conocidas como clases de eficiencia, constituyen la referencia para el consumo eléctrico de los electrodomésticos y están indicadas en la “etiqueta energética”.
La nueva tabla de consumos energéticos, vigente desde enero de 2012, presenta una escala que va desde la clase “D” (la de los mayores consumos) hasta la clase “A+++” (electrodomésticos con consumos de funcionamiento extremadamente reducidos). Las nuevas etiquetas también contienen otros símbolos de fácil comprensión que ofrecen más información acerca de las prestaciones de los productos.
Otro factor importante al seleccionar un electrodoméstico es su nivel de ruido, sobre todo para lavavajillas, lavadoras, campanas extractoras y refrigeradores. Esta característica también está indicada en la nueva etiqueta energética. La gama de electrodomésticos de Scavolini presenta productos con niveles de ruido sumamente bajos.
Siguiendo con el tema de la tutela del medio ambiente y la conformidad con la normativa vigente, la empresa, en el rol ejercido en la cadena de distribución, contribuye al respeto de la Directiva europea 2002/96/CE que reglamenta la gestión de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) como, por ejemplo, los refrigeradores, hornos, lámparas, etc., a través de una serie de actividades destinadas a regular la recogida, el tratamiento y la recuperación de este tipo de residuos. Por ejemplo, de un refrigerador de aproximadamente 50 Kg se obtienen los siguientes materiales de valor: 30 Kg de acero, 3 Kg de cobre y aluminio, 1 Kg de CFC, 13,5 Kg de plástico, 1 Kg de vidrio y 1,5 Kg de otros desechos destinados a la eliminación.

Accesorios

Dentro de su vasta gama de productos, Scavolini promueve una serie de accesorios indispensables para quienes desean disfrutar cada rincón de la casa respetando al máximo el medio ambiente.
Por ejemplo, cabe señalar:

luces con la nueva tecnología de LED, que a paridad de iluminación ofrecen un significativo ahorro energético respecto de las luces tradicionales.
sistemas de filtración del agua con grifos integrados que permiten el uso potable y más agradable del agua de red en lugar del agua embotellada. Todo esto evita el derroche de recursos por la disminución del transporte y menores desechos de botellas, además de contar con la comodidad de tener el agua en casa sin necesidad de transportarla.
grifos con atomizador que permiten reducir el consumo de agua.
grifos de acero que no emiten sustancias nocivas y grifos con bajo contenido de plomo.
cubos de basura de varios tipos, tamaños y cantidad de compartimentos para la recogida selectiva de los residuos.

Normativa medioambiental

Desde siempre, Scavolini respeta estrictamente las normativas medioambientales pertinentes a sus actividades empresariales y a la fabricación de sus productos.
En particular, cabe señalar:

Conformidad de los materiales leñosos empleados con las disposiciones del Decreto Ministerial 10/10/2008 en materia de emisión de formaldehído (véase también la sección relativa a los “Tableros E1 y F****”).
Conformidad con las prescripciones del Reglamento n.º 1907 del 18.12.2006 conocido como “Reglamento REACH” (acrónimo de ʺRegistration, Evaluation, Authorisation of Chemicalsʺ), que introduce un sistema integrado para el registro, la evaluación, autorización y restricción de las sustancias químicas. A tal efecto, entre otras actividades se controla la eventual presencia de sustancias peligrosas SVHC (Substances ov Very High Concern) y se gestiona la comunicación correspondiente al cliente en caso de presencia de cantidades superiores al 0,1% (peso/peso), según el Art. 33.

MUEBLES ECOLÓGICOS Y SOSTENIBLES

ECOCOMPATIBILIDAD Y SEGURIDAD – CONSEJOS ÚTILES

El Desarrollo Sostenible es aquél que permite satisfacer las necesidades de la generación actual sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las propias.
En la producción de una cocina, Scavolini aplica las mejores tecnologías disponibles a fin de reducir el impacto medioambiental de los procesos y los materiales empleados, así como de elevar constantemente los estándares de seguridad.
Usted también puede hacer mucho en su casa para limitar el impacto sobre el medio ambiente y evitar riesgos para los adultos y los niños.

Ahorro de energía

En lo posible, coloque el refrigerador en el sitio más fresco de la cocina, lejos de la placa de cocción, el radiador y la ventana; dejando un espacio mínimo de 10 cm detrás, arriba y abajo del electrodoméstico para favorecer una buena ventilación.
Regule el termostato del refrigerador según la temperatura ambiente, evitando un enfriamiento excesivo (las temperaturas demasiado bajas son inútiles para la conservación de los alimentos y aumentan entre un 10% y un 15% el consumo energético).
Dentro del refrigerador, colocar los alimentos en base a sus necesidades de conservación, recordando que por lo general la zona más fría es la inferior;
No llene demasiado el congelador o el refrigerador: una carga excesiva puede comportar un aumento del consumo, además de no enfriar como corresponde.
Elija hornos de nueva generación, que permiten ahorrar hasta un 20% de energía. Por ejemplo, los hornos «open space» se dividen en 2 y permiten ahorrar la mitad del consumo cuando no se requiere todo el volumen del horno.

Ejemplos
Si en cada casa italiana se reemplazara por lo menos una bombilla tradicional de 100W por una de ahorro energético de 20W, en un año la cantidad de energía eléctrica ahorrada equivaldría a 1.920 millones de KWh y se emitiría a la atmósfera 960.000 toneladas menos de CO2. El consumo anual de electricidad de tres personas que conviven corresponde a 1,7 toneladas de CO2 emitidas en la atmósfera, para cuya compensación se requiere la plantación de 3 árboles. El consumo de un KWh, que corresponde a una media hora de encendido de un calentador o una pequeña estufa eléctrica, en las mejores centrales requiere la combustión de unos 250 gramos de aceite combustible y provoca una emisión atmosférica de 750 gramos de CO2. Una familia de 4 personas consume aproximadamente 7 KWh diarios, quemando 2 Kg de petróleo y emitiendo casi 2.800 litros de CO2 (fuente ENEA).

No introduzca productos calientes en el congelador o en el refrigerador: un producto demasiado caliente aumenta el consumo de energía y puede alterar la temperatura de los otros alimentos guardados en el mismo compartimento.
Tape la olla cuando tenga que hervir agua: ahorrará tiempo y energía.
Use la olla a presión para aquellos alimentos que requieran largos tiempos de cocción: se reducirá el tiempo necesario y, por tanto, ahorrará también energía.
Verifique que la placa de cocción esté bien regulada: la llama amarilla es indicativo de consumo excesivo (que también se nota cuando las ollas se ensucian de hollín). Además, la llama que se separa del quemador indica que hay demasiado aire. NOTA: Para efectuar las regulaciones necesarias recurra siempre a un técnico especializado.
Encienda el horno sólo cuando sea necesario, sin excederse con el precalentamiento; además, no abra el horno sin necesidad: recuerde que el horno consume mucha energía, precaliéntelo durante el tiempo estrictamente necesario.
Para calentar los alimentos prefiera el horno microondas, que al no precisar precalentamiento permite un gran ahorro de energía.
Use las modernas lámparas de alta eficiencia energética (LEDs), sobre todo en los ambientes más frecuentados: la inversión inicial es ligeramente superior pero, además de ser ecológicas, a largo plazo son también más económicas.
En la cocina evite las lámparas colgantes con muchas bombillas. Una lámpara de 100 W ilumina igual que 6 bombillas de 25 W y consume un 50% menos (fuente: ENEA).
Apague las luces cuando no son necesarias: es importante acostumbrarse a no dejar luces encendidas inútilmente.
Apague el televisor (u otros aparatos similares) el botón principal en lugar de usar el control remoto, porque los mismos consumen energía también cuando están en stand-by.
Si es posible, recargue el teléfono, lector mp3 y I-pod cuando esté en el coche, donde el uso energético es prácticamente gratuito y el ahorro garantizado.
Utilice la campana extractora racionalmente, regulando la velocidad en base a la efectiva necesidad de aspiración.
Limpie periódicamente los filtros de la campana: mejorarán sus prestaciones y por ende se reducirá su consumo.
Utilice el sistema de calefacción o climatización del aire sólo cuando sea necesario, regulando adecuadamente los termóstatos; mantenga bien cerradas las ventanas cuando esté encendido el sistema de calefacción o climatización de la casa, evitando las corrientes de aire; cerciórese también del buen aislamiento de los cerramientos, colocando cristales dobles de baja conducción térmica.
En lo posible, evite cubrir los radiadores con cortinas o muebles.
Durante los días de invierno, mantenga la casa a una temperatura aproximada de 20°C, que es la normal durante un buen día de primavera. Considere que, por cada grado menos, ahorrará alrededor de un 7% en los costes de calefacción (fuente ENEA).
Si no pasa mucho tiempo en casa, instale un termostato con temporizador para encender la calefacción sólo pocas horas antes de su llegada.
Recuerde: para la salud es importante comer en un ambiente cálido, pero se puede dormir tranquilamente en uno fresco. Aísle el techo y las paredes de su casa e instale ventanas con cristales dobles.
No abra el grifo del agua caliente cuando no sea necesario: aunque el agua caliente no llegue al grifo, se correrá el riesgo de accionar inútilmente la caldera.
Seleccione correctamente el programa de su lavadora, prefiriendo los de temperaturas moderadas (40° – 60).
Regule a 35-40 °C la temperatura del agua caliente para los lavabos.
Disponga correctamente la vajilla en el lavavajillas, tomando la precaución de extraer antes los restos de suciedad más consistentes para evitar la obstrucción del filtro y por ende una menor eficacia de lavado.
Use el enjuague rápido y frío cuando haya poca vajilla para lavar; este ciclo permite efectuar cargas parciales al final de la jornada evitando el mal olor y las incrustaciones duras en los platos en espera de poder efectuar una carga completa.
Adopte el lavado “económico” para la vajilla poco sucia: se trata de un ciclo de lavado a temperatura más baja que, en algunos casos, no incluye la fase de secado y por ende consume menos energía.
Limpie bien y a menudo el filtro del lavavajillas, dado que las impurezas y los depósitos impiden el desagüe y reducen la eficacia del lavado.

Consumos de agua

No deje los grifos abiertos inútilmente. Una regla simple pero la más eficaz para el ahorro de agua.
Controle que los grifos se cierren perfectamente: preste atención a los eventuales goteos y, en caso de pérdidas continuas, repárelos lo antes posible. El cambio de juntas, que cuestan pocos céntimos, evita el derroche de decenas de miles de litros de agua por año.
Considere el uso del agua corriente potable en lugar del agua mineral embotellada, de ese modo contribuirá a disminuir la producción de desechos plásticos y la contaminación causada por su transporte.
Coloque un atomizador en el grifo y cámbielo periódicamente: el consumo de agua se reducirá de manera significativa.
Descalcifique periódicamente el filtro del grifo, de manera que pueda seguir mezclando eficazmente el chorro de agua con un flujo de aire para reducir el consumo con el mismo efecto.
Evite el uso del lavavajillas si no está cargado por completo: reducirá el derroche tanto de agua como de energía..
Nunca supere las dosis de detergente recomendadas por el fabricante y controle el tipo de detergente en base a la dureza del agua; de esta forma reducirá el consumo hídrico.
Deje enfriar el agua residual de la cocción sin sal, por ejemplo de las verduras, y úsela para regar sus plantas.

Gestión de desechos

Evite la producción innecesaria de desechos.
Evite los productos descartables, prefiriendo posiblemente los que no lo son (ej. platos y cubiertos) o bien los descartables o compostables.
Seleccione al máximo los desechos que produzca y sepárelos para poder reciclarlos o recuperarlos.
Elija productos embalados en material reciclado o fácilmente reciclable, como los monomaterial.
Si es posible, compre productos a granel o recargue los envases de detergente, champú y gel de baño.
Recuerde reutilizar la bolsa de las compras, evitando comprar otras nuevas cada vez. Devuelva a las tiendas los envases de vidrio retornables. No los deseche con la basura ni, peor aún, los deje en el medio ambiente.
Déjelos en los recipientes específicos para los residuos de vidrio reciclable.
Compacte los desechos voluminosos (botellas, tarros, cajas) cada vez que sea posible. Si dispone de un jardín o una terraza, use los desechos orgánicos para producir compost para sus plantas.
Recicle: dé nueva vida a los objetos reutilizándolos al máximo, incluso de manera “creativa”.
Prefiera las pilas recargables, que cuestan más pero presentan una gran ventaja: pueden reutilizarse muchas veces y reducen la cantidad de pilas desechadas en el medio ambiente.

Limpieza de la cocina

No use más detergente de lo necesario; para limpiar las superficies no muy sucias es suficiente un paño de microfibra humedecido con agua.
Elija los detergentes más ecológicos (como los que tienen la etiqueta Ecolabel, que certifica que el producto, en todo su ciclo de vida, produce un menor impacto medioambiental) y con embalajes menos perjudiciales para el medio ambiente.
Es preferible el uso del lavavajillas cargado completamente que el lavado a mano: los aparatos modernos requieren mucha menos agua y detergente que los necesarios para lavar a mano.

Eliminación de la cocina

Cuando llegue el momento de sustituir su cocina, para reducir al máximo el impacto medioambiental considere antetodo la posibilidad de una reutilización total o parcial, por ejemplo en otra casa, en el garaje, en institutos de caridad u ofreciéndola en mercadillos.
Si en cambio hay que eliminarla, recurra entonces a los centros autorizados de su ciudad y, si es posible, trate de separar los componentes que puedan reciclarse (madera, cristal, aluminio, acero, etc.) a fin de facilitar la recogida selectiva y permitir así la fabricación de un nuevo producto que no emplee recursos primarios.
Preste atención sobre todo a los aparatos eléctricos y electrónicos (denominados RAEE) como los electrodomésticos, que pueden contener materiales nocivos para el medio ambiente si se desechan incorrectamente por lo que deberá enviarlos a los centros de recogida de su ciudad.
Observe siempre la eventual legislación específica de su propio país.

Si tiene alguna duda, recurra a los centros que se ocupan de la eliminación y/o reciclaje de desechos en su ciudad.

 

COCINAS CON GARANTÍA DE CALIDAD – SCAVOLINI NO PROBLEM

scavolini no problemCALIDAD DEL PRODUCTO

Para Scavolini, la calidad significa usar materiales confiables y robustos con un diseño que perdura en el tiempo, de modo que el precio del producto se refleje en su valor auténtico. Una de las ventajas más importantes de elegir una gran marca como Scavolini radica en la certeza de la calidad del producto permitida hoy por las tecnologías, los materiales y un sofisticado proceso industrial. Varias son las atenciones que Scavolini pone en el producto, para que el consumidor quede satisfecho; atenciones que se materializan en todos los niveles de la empresa: diseño, producción, capacitación, pruebas de laboratorio y pruebas, selección cuidadosa de proveedores y mucho más.

CONTROLES DE CALIDAD

Scavolini, siempre atento a la calidad, adopta una serie de medidas para garantizar las características de su producto. Algunos de estos pueden verificarse con controles visuales específicos. Sin embargo, en otros casos, para verificar las características de rendimiento de los productos / materiales, se deben realizar pruebas de laboratorio específicas. Scavolini realiza más de 600 pruebas de laboratorio cada año en productos y materiales. Estas pruebas se realizan tanto internamente, en su propio laboratorio de pruebas equipado como externamente, en instalaciones de prueba importantes y calificadas

scavolini green mind

MUEBLES ECOLÓGICOS Y SOSTENIBLES

Muebles sanos para mi y para el planeta.

La decisión consciente de vestir nuestra casa con mobiliario ecológico, sostenible y sano es similar a la de llevar una alimentación saludable, y sin lugar a dudas es la mejor alternativa para nosotros y para el planeta.

Cualquier mueble u objeto bien diseñado debe favorecer la economía circular, como modelo económico que busca dar un uso más eficiente a los recursos, evitando reducir al máximo los residuos y creaando un impacto positivo en el medio ambiente.

Los productos, desde su concepción, deben tener varias vidas. Así reducimos las emisiones de carbono y la acumulación de residuos, a la vez que creamos un mundo mejor.

ECODISEÑO
Debemos rodearnos de piezas funcionales, bien pensadas y que permitan múltiples usos, tendremos menos objetos y así aplicamos el principio de reducción. Para según que piezas esto es posible o no. Un buen ecodiseño también lleva implícito, además de la funcionalidad:

+ Durabilidad: Mantenimiento sencillo y económico que prolongue la vida útil.
+ Reducción de la cantidad de materia prima utilizada.
+ Diseñado para la reparación, en lugar de la obsolescencia programada.
+ Desmontaje fácil para el reciclaje
+ Diseñado para el residuo cero.

Aquí entramos en la parte más difícil debido a la falta de información y transparencia por parte de los fabricantes. Y deberían tenerse en cuenta múltiples factores, siempre bajo el paraguas de la salud  y la sostenibilidad social y ambiental . Deberíamos saber:

– Quién y dónde se procesa
– En qué condiciones
– Materias primas auxiliares y acabados del producto libres de tóxicos
– Consumo energético del procesado
– Contaminación ambiental y emisiones
– Residuos y gestión de los mismos.

Ten en cuenta que las decisiones que tomes afectan además de a tí, a las personas que fabrican estos productos y las poblaciones donde se ubican estas fábricas.

casas ecologicas

CREANDO UN MUNDO MEJOR Y MAS JUSTO
Cada vez que nos decidimos por un producto dónde se miman todos estos criterios mediambientales estamos apoyando a un mundo mejor, a nivel social y medioambiental.

Cultivamos la responsabilidad de reducir al máximo los impactos negativos de nuestra actividad, de manera que las generaciones futuras todavía dispongan de recursos.
Nuestro planeta es finito y sus recursos, también.

En Scavolini Cocina Barcelona  dia a dia trabajamos en mejorar nuestro sistema productivo buscando alternativas más ecológicas y saludables, energias limpias y reciclado total de residuos.

Si tienes dudas pídenos información, estaremos encantados de explicarte porque pensamos en verde.
https://slideplayer.it/slide/2623361/